No desmaquillarse ¿es bueno o malo?

Llegar a casa después de un intenso día y pensar en desmaquillarte da una pereza tan máxima que a veces solo cogemos el jabón (o ni eso) y nos vamos directas a la cama.

ERROR, GARRAFAL.

No importa si es un día, o dos, o es un hábito. Pensad en esto:

Nuestra piel envejece dos días por un día sin realizar nuestra rutina de limpieza nocturna.

El tratamiento que sigamos para nuestra piel siempre será un plus, pero la limpieza nos permite que cada poro respire y naturalmente se repare.

La piel del rostro, y en general de todo nuestro cuerpo, nos habla claro y podemos percibir perfectamente si está bien, o por el contrario necesita cuidado.

Una piel abandonada se percibe muy rápido, puede estar opaca, con granitos, deshidratada o todo a la vez.

¿Y que hacemos si no queremos invertir tiempo en desmaquillarnos?

Las toallitas desmaquillantes son importantes en este caso de extrema vagueza, usarlas de manera muy puntual nos permite una limpieza rápida y efectiva, eso si, no se puede abusar de estos productos ya que suelen dejar la piel por lo general irritada.

Existen diferentes opciones:

-Para piel sensible de Neutrogena.

-Toallitas veganas de Burt’s Bees.

-Para maquillajes resistentes, tqambien aptas para pieles sensibles las de Garnier.

Imprescindible tener siempre un paquetito al alcance, SOS.

Ahora bien, para desmaquillarse correctamente ¿que es lo que necesitamos?

Siempre hay que elegir productos específicos para nuestra piel, eso es lo más importante.

Comenzar por los ojos, con un producto especifico y un algodón retirar suavemente las sombras, el eyeliner y/o la máscara de pestañas.

Después, terminar de retirar el maquillaje con una leche limpiadora, agua micelar o jabón limpiador, en este último caso que el agua esté tibia, la piel lo agradecerá.

Para finalizar la limpieza acudid a vuestro tónico, os terminará de limpiar y equilibrará vuestro ph.

Igualmente, existen varias opciones (incluso combinarlos dependiendo la necesidad de cada día):

Ahora vuestra piel está preparada para el tratamiento que uséis y por supuesto para descansar y repararse durante toda la noche.

No olvidéis desmaquillaros, por lo menos, si queréis lucir bellas y radiantes.

Piel bonita, corazón contento.